branding_banner_bizi_1.jpg

Blog

El ciclobol, el polo sobre monociclo y otros deportes raros del mundo

Partido de ciclobol

¿Te parece raro el curling, las carreras sobre avestruces o el polo sobre elefantes? No has visto nada.  Muchos otros deportes REALES  se practican por todo el mundo y, probablemente, ni te imaginabas que existían. Como por ejemplo el cycle o ciclobol, un juego similar al fútbol sala que se juega sobre una bicicleta.

El ciclobol se juega sobre una pista de suelo duro y fue creado en 1893 por Nicholas Edward Kaufmann. Este deporte es especialmente popular en Alemania, donde existen cerca de unos 10.000 jugadores registrados. También es popular en Dinamarca, Austria, Francia o Japón, y Checoslovaquia es el país que se haya con más títulos en su haber. 

Cada equipo de ciclobol está formado por dos jugadores que pueden ejercer de portero indiferentemente con tal de ser el más próximo a la portería.  La gran dificultad reside en tener que marcar un gol haciendo uso exclusivo de las ruedas de la bici, sólo el portero puede tocar la pelota con las manos parar evitar un gol, de ahí que los jugadores tengan que ser especialmente hábiles.   

Si aun con las explicaciones os resulta complicado entender la mecánica de este curioso deporte, aquí os dejamos un vídeo. Ya sabéis lo que se dice, vale más una imagen que mil palabras. 

Pero el cycle ball no es el único deporte híbrido en el que se usa este vehículo sin motor.   Existe una variedad del polo que sustituye al caballo por una bicicleta. Así que aunque no tengas caballo, ya no tendrás excusa para no jugar al polo.

Hay otros muchos deportes curiosos que quizás sean más conocidos por lo excéntrico de sus características que por el número de aficionados que los practican a menudo. El hockey bajo el agua, el surf con perro o el lanzamiento de viga son buenos ejemplos de esto. Existe incluso un deporte que consiste en meterse hurones en los pantalones y aguantar lo máximo posible con estos inquietos huéspedes ahí dentro el mayor tiempo posible. Para más inri, una norma especifica que el jugador no puede llevar ropa interior.

Así que dentro de tanta rareza, podemos concluir que está bien innovar… ¡pero hasta cierto punto!